El instinto maternal no existe

Y ese personaje al que Díaz estruja y encierra entre sus páginas para enfrentarla a sí misma es Rita Albero, casada con Samuel, un hombre que ansía tener descendencia. “Si no podía tener hijos, probablemente su marido la abandonaría”, se repite ella al comienzo del libro. ¿Es sustituida la identidad de ser mujer por la de ser madre? «Muchas veces se antepone el hecho de ser madre al de ser mujer. Pero eso ya va en función de cómo la madre quiera afrontarlo: pelear por cambiarlo o asumir el rol. El hijo te borra en la medida en que tú le dejes que te borre: la maternidad en sí no es mala, es cómo la concebimos desde hace décadas», matiza Jenn Díaz.

One thought on “El instinto maternal no existe

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s