Simplemente no decir nada

Despedida, August Macke

A qué vino tanta nostalgia, tanto querer
arraigarse a una tierra que todavía no está firme,
a qué vino tanto llanto y tanto amar para nada.
No vino a nada, sólo a quedarse. Vino a decirte
cuánto de suerte te queda para consumir en una
noche de luz artificial y mucho movimiento.
Recuerdo cuál fue la última canción que bailé y
cómo se movía mi pelo al girarme y mirarte,
pero no recuerdo por qué sonreí ni qué estúpida
felicidad se me antojó en aquel momento en que
decidí que dos toques de perfume no se notan si
uno no se acerca lo suficiente: ignorante del viento.
Pero a qué vino tanto reproche y tanto despropósito,
a qué vino sino a ponerme a prueba la agilidad
y los reflejos. A qué vino decir adiós pudiendo
simplemente no decir nada.

3 pensamientos en “Simplemente no decir nada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s