No quedaron dormidos

Cuentos, Carmen Domínguez

No quedaron dormidos como esperabas los niños
con tu cuento de pobrezas viejas, de pequeñas figuras
antiguas donde se escondían las pastillas que la abuela
no quería tomarse por precaución, no fuera que la vejez
fuera a llevársela antes y estuviera perdiendo
demasiado el tiempo con ese tipo de estupideces
Pero no quedaron dormidos los niños y ahora sueñan
que una tarde no estuvieron ligados a tu voz inútil
que no contestaba a las preguntas que se
estaban haciendo porque qué pasaría si la mariposa se
convirtiera en gusano o quién me cuidaría
si alguna vez murierais todos y todavía no me
han bautizado y para qué serviría
si nadie podría ya recordar el día en que ocurrió
No se duermen ni con el miedo estos niños
que creímos que entendían lo que podíamos contarles,
estaban escondidos en un armario sin ropa
y la oscuridad no era suficiente para que tuviéramos
ganas de jugar a que los encontramos refugiados en alegría
Y ahora los niños, esos idiotas, ya son adultos
y siguen sin poder dormir la mayoría de las veces
y se preguntan en qué mentira estará tu voz ahora
que ya no hay cuentos de buenas noches

5 pensamientos en “No quedaron dormidos

  1. Me gusta; creo que no se duermen porque ahora el miedo es como más consciente, y es un miedo que desvela, ya no es el de “ay, mamaita mía, ¿quién será? caya paloma mía ya se irá…”
    Hoy hasta los pequeños adivinan quien es.

    Abrazos

  2. Si de pequeños nos creímos algún cuento, ya se nos ido cayendo todos los finales felices.
    Besitos, querida Fusa

  3. Así son las cosas. Qué más decir…

    Te contaré algo: la próxima semana se casará la hija de mi hermana en nuestra casa. La vi nacer hace 36 años y poco antes de poder tomarla en mis brazos esa noche del 28 al 29 de agosto, o entregarla a mi hermana volvió él, su padre, de una visita a una amiga en Paris. Después mi hermana dijo que hubiera preferido haber seguido el parto junto conmigo. Fue el primer parto al que asistí. Ahora estoy anticipando lo que voy a decir en la cena y quiero hablar de cosas ciertas e inciertas y no fingir, no idealizar, no falsificar, no engañar… Pero ojo, es una boda, es una fiesta. Lo sé, lo sé…

    Un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s