Tan fino el dolor

Dolor, Mónica Ozámiz Fortis

Ahí le ves, tan fino el dolor
elegante y señorial se acuesta
en mi cama y yo pienso en
nosotros dos como si fueran otros
¿pero quiénes?
Y en la casa de al lado hablan
de películas argentinas y no
consigo quedarme dormida
pero ahí está, gloriosa, la
tristeza, para quedarse agazapada
sobre una almohada más ancha
que los sueños recostados en ella

No hemos crecido nada desde
la última vez y nos esperamos
sabiendo que todo queda inútil
si lo comparas con lo que una vez
imaginaste
¿hasta dónde tenías pensado tú,
hasta dónde fui como esperabas y
cuántas horas de más te resignaste
a no entender?

Pero siempre radiante el dolor
que te va a esperar hermoso
fingiendo que quedó intacto
la otra vez que lo invocamos
en nuestra vida
y le hicimos pasar como a un amigo
un viejo amigo

2 pensamientos en “Tan fino el dolor

  1. plinnn…: ya ni recuerdo sobre qué película hablaban los vecinos, como estaba desvelada, los escuchaba como de fondo, sin poder prestar atención del todo. Un lugar en el mundo es una hermosura.
    Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s