Autocompasión

La montaña de la lástima, Lucebert

Ruidosa y lenta se despereza
la vida de los que no han
aprendido a defenderse de la gente
ruidosa y tan pesada

Y las caras que más conozco
se desfiguran y se convierten
en todo de lo que una vez huí
sin previo aviso

Una acaba aprendiendo a
lastimarse de a pocos, para
poder sobrevivir a su propia
servidumbre para con la tristeza

Una acaba aprendiendo a
lastimarse de a pocos, para
que apenas se vea la herida
para que no la noten
pero hay días en que se me va
la mano con la autocompasión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s