Abriéndose

El ojo verde, Marc Chagall
Se abre furiosa la mañana
se raja como una fruta
que ya está madura
que nadie la comería
si no fuera porque tenemos
tanto hambre
Se abre la mañana
como una parturienta
que tiene miedo y asco
de su cuerpo grande y débil
muerto casi, enorme,
fofo, sin recién nacido apenas
Se abre esta mañana
se hiere, se quiebra
y ya no se parece
en nada
a tus ojos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s