2019

Es inevitable. Empezar a hacer una especie de recuento, de heridas, de sanaduras, un recuento de errores y al otro lado de la balanza, aciertos. Cada año intento evitarlo, porque no vale para nada, si total, me digo, el año que viene volveré a fracasar y a vencer otras tantas veces, en tantas otras circunstancias, y todo habrá valido la pena, o no la habrá valido en absoluto. Pero no puedo evitarlo. Acabo el año montada en las bicicletas de Bicing, caminando la ciudad de Barcelona que tantas veces he repudiado. Acabo el año tomando galletas de chocolate y pistacho al lado de casa, y planeando desayunar en el bar donde un día, cuando empecé a vivir en el Raval, desayuné con Sebastià.
Tengo agendadas algunas comidas y encuentros, con Carla y Elisenda, por ejemplo. Y pretendo, el año que viene, encontrar un buen bar con terraza, sol y periódicos en las mesas para los domingos. He leído menos de lo que debería, como siempre, pero me han acompañado Anna Pacheco y Leila Guerriero estas últimas semanas, y he visto la última de Woody Allen dos veces en el cine, y la de Tarantino, una… y este 2019, sus majestades, me he portado mejor que el Joker, que no es difícil. Acabo el año sin internet en casa, creyendo firmemente que debería tomar más fotos con la cámara y menos con el teléfono. No me he comprado ninguna agenda. He visto a Arquillué inmenso en el Teatre Romea, dos días después de ver a Manrique en La Villarroel.
Este año he descubierto a Nathy Peluso, que ha levantado muchos días que tenían tendencias suicidas, y he ido a dos conciertos de Rosalía. Esta es la clásica columna de quien se despide de un año raro, raro de narices, y lo hace con una sonrisa en los labios y el café frío sobre la mesa. Corro en la cinta algunos días, y he vuelto a nadar. Me pongo ropa que no me ponía. Me compro libros, ceno fuera, vuelvo andando a casa. Reescribo una novela. Trabajo, duermo. Tengo ambiciones, sueños, proyectos… y una lavadora que tender. Ya está, se acaba aquí. Y no miento: en estas líneas no está toda la verdad, pero no hay sentimientos falsos. Es lo que recomienda Rodoreda, que sigue conmigo año tras año, año tras año.

Columna en El Periódico

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s