Una gran familia

Pasé toda mi infancia y adolescencia explicando que no, mis hermanos no eran hermanos de padre y madre, pero sí, eran mis hermanos, y sí, vivíamos juntos, y no, no teníamos el mismo padre, y no, no eran mis hermanastros, eran mis hermanos, y sí, los quería como si fueran hermanos de padre y madre, y no, el apellido no era el mismo, y sí, conocía al padre de mis hermanos, e incluso a los hermanos de mis hermanos, y no, los hermanos de mis hermanos no son mis hermanos.

Leer el texto completo en El Periódico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s