Un cuarto propio en el espacio

el-libro-de-las-casas-bellas-60Lo que más me gusta de mi casa es que es mi casa, quiero decir que yo vivo en ella y en ella hay todo lo que yo quiero que haya, aunque a veces existen cosas que me gustaría que hubiera y no las tengo, como por ejemplo un cohete o un caballo, y a veces hay cosas que nadie quiere que haya salvo yo, como por ejemplo las piedras, los caracoles, las cajas de zapatos que ya nadie usa o los árboles.
Cuando entras a mi casa hay un pasillo que es muy largo pero que se te hace corto, y sigues avanzando pero no mucho y está mi habitación, a la izquierda, es la primera de la casa y eso me gusta porque es mi habitación, pero por la noche también me da miedo, además de gustarme. Si continúas por el pasillo llegas a la cocina que es pequeña y además, bueno, la cocina no me gusta mucho, porque no me gusta comer y como porque mira, me obligan. Cuando crees que el pasillo es demasiado largo y no se acaba nunca y a lo mejor cuando llegues al final te das cuenta de que estás en el espacio, flotando, y tú sin tu bombona de oxígeno, y van pasando por un lado y por otro, a toda velocidad, los ovnis y los marcianitos, con las cabezas grandes y los ojos negros… no, llegas al salón, que es donde normalmente está mi familia, y si un día llegas al final del pasillo y mi familia no está en el sofá, es que no hay nadie en casa.

Fragmento del relato, en El Libro de las Casas Bellas

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

w

S'està connectant a %s