La poética del espacio

el-libro-de-las-casas-bellas-3En los últimos diez años he vivido en diez casas distintas. Por orden: Sant Feliu de Llobregat, Castro-Urdiales, L’Hospitalet de Llobregat, el Clot, el Raval, Cervelló, Cervelló (otra casa), A Coruña, Esplugues de Llobregat y Sant Andreu de la Barca. En algunas de ellas solo he alquilado una habitación lo suficientemente amplia como para considerarlas, también, mi casa. Salvo en la de mis padres y en otra, en las demás casas he entrado a vivir teniendo clara una única cosa: dónde iría mi escritorio. He vivido en diez, pero he visitado otras tantas, y la condición indispensable es que en todo momento tuviera claro dónde iba a colocar mi escritorio. Escritorio que, por supuesto, no siempre he tenido. La mayoría de las casas o bien ya estaban habitadas, o bien ya estaban amuebladas. No importaba: siempre que tuviera clara la ubicación de la mesa de trabajo, me veía viviendo dentro.

Leer columna completa en El Periódico

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s