Memoria de la niña

Processed with VSCOcam with c1 presetDurante años sólo reconocía el olor del jazmín. Después vinieron el resto de olores, o saber que la hortensia se basta con la sombra, o poder manipular con mis propias manos la tierra. Pero en el principio fue sólo el jazmín, y por eso ahora tenemos uno en la puerta de casa —para cuando entre, para cuando salga. Y venga el perfume primero, el único en la memoria de la niña.
Tenemos un jazmín, y también tenemos claveles y margaritas y begonias y orquídeas. Y tenemos, porque es importante, albahaca y perejil y tomates y cebollas. Tenemos el recogedor de la abuela, y sus cuadros y su llave de madera. Tenemos lo que creíamos merecer y ahora, de vez en cuando, nos parece un exceso —no puede uno merecer tanto a la vez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s