La boca de un muerto

Boca, José Loureiro

Mi abuelo está muerto y todos
pasan por su lado y le besan
la mano y comentan que todavía
no está frío. Mi abuelo está muerto
y nadie le besó la mano mientras vivía.
Me quedo frente a él y el pecho
le sube y le baja en un secreto para
mí, como un último guiño. Mi
abuelo está muerto y su boca sabe
a pintalabios de mujer, a beso
robado, a equipaje, a impaciencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s