Parientes fantasmas

She Thinks to Ghosts (Manao Tupapao), Eugène Henri Paul Gauguin

Si pudiera, como tú:
vencerme una vez más,
mezclarme con
parientes fantasmas,
reconocerlos, confundirme,
rendirles cuentas
(rendirte tú)
sólo por quedarme
un rato más
en la negrura.
Abandonarme,
abandonaros.
Pero mi condena es
precisamente
la de seguir teniendo
fuerzas.

6 pensamientos en “Parientes fantasmas

  1. Madre mía!, hoy que tengo un d´´ia digamos “de bajón”, me viene de maravilla la frase “Pero mi condena es
    precisamente
    la de seguir teniendo
    fuerzas”. La interiorizo.

  2. Estonetes: interiorízala y llévatela adonde quieras, aquí ya no me pertenece, es para ti, para este día, para los días como éste.
    Mucha fuerza y un saludo.

  3. Rayuela: es un honor compartir contigo cualquier cosa, Silvia, pero más todavía si es esta condena.
    Un abrazo.

  4. Isabel Martínez: sí, el mensaje, lo que yo quería decir, lo que meto en la botella y lanzo al mar, está ahí, en el final, con la fuerza.
    Besos también.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s