Las grandes virtudes

Natalia Ginzburg  Rome 1989  Foto  Leemage

Lo que pedía Natalia Ginzburg para nuestros hijos —para los suyos— era que no se parecieran a nosotros, que fueran mejores y más fuertes. Para ello, debíamos enseñarles las grandes virtudes y olvidarnos de las pequeñas, que son por supuesto más cómodas, evidentes y concretas. Las grandes virtudes son las que todos querríamos, no sólo para nuestros hijos: la bondad, la franqueza, el deseo de ser y de saber. Son inabarcables, y por eso educar en base a las grandes virtudes es a menudo complejo y está repleto de indecisiones y confusión.

Leer completo en El Periódico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s